Envienos un Whatsapp


5 formas de regular tu temperatura al dormir

Estás tendido en tu cama, con mucho calor como para taparte por completo, pero sintiendo frío cuando intentas quitarte la colcha de encima, así que poco satisfecho, resuelves por sacar una pierna de la colcha, y dejar la otra mitad de tu cuerpo dentro. 

¿La experiencia te resulta familiar? 

Son pocas las noches en las que sentimos que la temperatura es perfecta para dormir. En invierno puede que las pijamas que escojamos abriguen demasiado, o muy poco, y en verano, parece que sin aire acondicionado nadie sobrevive una noche completa sin despertarse por el calor. 

Un Centro de Investigación en una universidad de Japón asegura que “El entorno térmico es unos de los factores más importantes que pueden afectar el sueño” así que en este blog, estaremos hablando sobre cómo funciona la regulación de temperatura en tu cuerpo, cómo influye en la calidad de tu descanso, y daremos algunos tips sobre cómo lograr esa temperatura perfecta para dormir. 

La temperatura corporal y la del cuarto: 

En orden para sobrevivir, el cuerpo tiene una función que nos ayuda a regular la temperatura corporal según nuestras necesidades. Estos cambios suelen ser muy ligeros, pero de gran importancia para el buen funcionamiento del cuerpo. 

Gracias al círculo circadiano, nuestra temperatura corporal suele subir medio grado cuando dormimos, y alrededor de las siete u ocho de la mañana, vuelve a bajar. Sin embargo, la temperatura ambiente también puede afectar cómo nuestro cuerpo se adapte al entorno, por lo que viene bien mencionar que los expertos están de acuerdo en que la temperatura media ideal para dormir son los 22º C en la habitación. 

No obstante, para obtener un mayor control sobre nuestra temperatura corporal por la noche, existen diferentes materiales y tecnología que utilizan los colchones para ayudarnos a dormir mejor. Dependiendo del material del que estén hechos, estos pueden dar más calor que otros (como los colchones hechos de memory foam), o pueden mantener un flujo de aire más activo (como aquellos hechos con latex). En parte, esto depende de qué tan firme o qué tan blando sea el colchón. Aquellos que abracen tu figura corporal tendrán un flujo de aire más restringido que aquellos que te mantienen firme sobre la superficie. 

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi cuerpo a regular su temperatura ideal y dormir mejor?: 

1- Escoge el colchón correcto: 

Esto es clave. Sin un colchón en el que te sientas cómodo, dormir bien será un reto. En nuestra página puedes encontrar diferentes opciones de colchones, cada uno viene con una descripción del material del que está hecho y de los beneficios que puede aportar, además, ¡puedes contactarte con alguno de nuestros asesores para ayudarte a encontrar un colchón

5 formas de regular tu temperatura al dormir 

que se adapte a tus necesidades personales! Con el tiempo, verás cómo un buen colchón no será un gasto, sino una inversión para tu calidad de vida. 

2- Las pijamas y las sábanas importan: 

¡Haz la prueba! Dependiendo de qué tan friolento o caluroso seas, estas dos prendas pueden hacer toda la diferencia. Aquellas hechas de seda permiten mantener el calor y absorben la humedad, las de algodón son suaves y también permiten absorber todavía más humedad que la seda. En cambio, aquellas hechas de fibra hueca tienen más capacidad de regular la temperatura y la lana mantiene una sensación térmica estable. Recomendamos que identifiques aquellos materiales con los que te sientes más cómodo por temporada y hagas compras informadas. 

3- Si es posible, haz uso responsable de tu aire acondicionado o el calentador: Aunque regular la temperatura corporal sea de gran importancia para dormir bien, puede ser muy beneficioso si ajustas la temperatura ambiente a una en la que te sientas cómodo. Cuida que no esté demasiado frío ni caliente en la habitación, y que el clima o calefacción no te den directamente mientras duermas, ya que podría causar aún más inconformidad durante la noche o darte un resfriado. 

4- No consumas alcohol o cafeína antes de dormir: Como lo mencionamos en nuestro blog pasado “Los alimentos que te ayudarán a dormir mejor”, no conviene ingerir estas sustancias cerca a tu horario de sueño. Además, pueden causar fluctuaciones de temperatura en tu cuerpo poco convenientes para dormir cómodo durante la noche. 

5- Evita hacer ejercicio antes de dormir: A menos de que el ejercicio sea yoga que ayude a relajarte, recomendamos que evites hacer deportes que aceleren mucho tu ritmo cardíaco cerca a tu tiempo de descanso, ya que algunas personas pueden tener problemas para enfriarse y tranquilizarse lo suficientemente pronto para dormir después. 

Esta Navidad, ¡puedes encontrar el regalo perfecto en Lunela! Para saber más sobre nuestras sábanas, o los increíbles descuentos y ofertas para colchones que tenemos disponibles, entra a nuestra página o ponte en contacto con nuestros asesores. ¡No pierdas la oportunidad de comenzar el año con el pie derecho! 

Referencias: 

Fountain, L. (2021). Temperature Control | Sleep Foundation. Recuperado el 14 de diciembre del 2021, desde 

https://www.sleepfoundation.org/research-methodology/temperature-control 

Bisbal Delgado, C. (2018). Recuperado el 14 de diciembre del 2021, desde https://elpais.com/elpais/2018/02/26/buenavida/1519671288_685564.html