Envienos un Whatsapp

4 consejos para dormir mejor durante la cuarentena

4 consejos para dormir mejor durante la cuarentena

Dormir bien afecta directamente nuestra salud física y mental, no hacerlo puede afectar seriamente tu desempeño diario, productividad, balance emocional, energía y hasta tu peso. Tener una buena noche de sueño puede parecer algo difícil e incluso imposible si regularmente no descansas bien, pero tienes mucho más control sobre la calidad de tu sueño de lo que piensas. Así como la forma en que te sientes durante el día, normalmente depende de qué tan bien duermes por la noche, la cura para las dificultades del sueño se puede encontrar en tu rutina diaria.


Asegúrate de tener la cama adecuada.

        - Elige el colchón correcto. No todos los colchones son iguales, al elegir tu colchón debes asegurar que se adapte a tus necesidades buscando el soporte adecuado para ti. Si frecuentemente despiertas con dolor de espalda o cuello, es posible que requieras cambiar la firmeza de tu colchón. Un colchón adecuado y de buena calidad mejorará increíblemente tu descanso.

        - Asegúrate de que tu cama sea cómoda. Procura que tus sábanas sean de materiales frescos y suaves y que cuentes con una almohada que te resulte cómoda, puedes probar con diferentes materiales y tipos de almohadas hasta encontrar la ideal para ti.

Mantente en equilibrio con el ciclo de sueño natural de tu cuerpo.

        - Trata de irte a dormir y despertar a la misma hora. Ayuda a configurar tu reloj interno y optimiza la calidad de tu sueño. Elige para irte a dormir una hora en la que normalmente te sientes cansado, si duermes lo suficiente con el tiempo podrás despertarte naturalmente sin la necesidad de usar una alarma, si necesitas la alarma para despertar, tal vez necesites irte a dormir más temprano.

        - Cuidado con las siestas. Tomar una siesta puede ser una buena forma de recuperarte de una mala noche. Pero si frecuentemente tienes problemas de insomnio, tomar siestas podría empeorar las cosas. Limítate a solo una siesta de máximo 15 a 20 minutos al día.

Cambia tus hábitos alimenticios, especialmente antes de dormir

        - Limita el café, el tabaco y el alcohol. Te podría sorprender saber que la cafeína puede causar problemas para dormir hasta 12 horas después de haberla consumido. Algo similar pasa con la nicotina, fumar es otro estimulante que puede afectar tu sueño sobre todo si fumas un poco antes de tu hora de dormir.

        - Evita cenar tarde y pesado. Trata de no cenar muy tarde, comer al menos dos horas antes de tu hora de dormir es lo ideal. Evita comida con mucho azúcar y algunos carbohidratos como pasta, pan ó arroz blanco, ya que la comida pesada o picante podría causar problemas estomacales y/o reflujo durante la noche.

Mantén tu cuarto obscuro, en silencio y fresco.

        - Silencio. Si no puedes evitar el ruido de tus vecinos, tráfico o ruido en tu casa, intenta disfrazarlo con un ventilador, música suave o algún sonido que te resulte relajante. Usar tapones para los oídos también puede funcionar.

        - Mantén tu cuarto fresco. La mayoría de la gente duerme mejor con un ambiente un poco frío (alrededor de 18°C). Una recámara muy fría o muy caliente puede interferir con una buena noche de sueño.